Carlos Vega Pereda – El salteño que cantó a Cuyo

Carlos Vega Pereda nació un 4 de noviembre de 1920 en la Ciudad de Salta, hijo de don Ángel Vega y doña Valentina Pereda. Muy joven se trasladó a Villa Mercedes de San Luis, lugar de compadres tornaderos, tierra de buenos cantores y mejores guitarreros, cuna de la antológica Calle Angosta, y tumba para el descanso eterno de Alfredo Alfonso, José Zavala y por ser su última voluntad, Oscar Valles

Por eso, Vega Pereda a quien muchos creen nacido en Cuyo, arraigó en su alma un auténtico sentir cuyano, donde ha residido un número considerable de años. Esto le permitido conocer por completo la región cuyana. Vivió sintiendo constantemente la vibración del genio de la tierra puntana, en brillazones de valles y arrogancias de montañas, por los departamentos que integran la región de Cuyo. Viajo muchas veces con objeto de poner en sus huesos el fluido reconfortante de la tierra cuyana. Sus pueblos mantienen firmemente el contenido moral del pasado histórico. Allí se respira el hálito de la tierra puntana en perfume deleitoso de la flora silvestre.


Los años juveniles, de puro folklore

En sus primeros tiempos sanluiseños, planto en Villa Mercedes su residencia juvenil. Sus años tenían entonces el color alegre y fresco de los amaneceres primaverales. Allí se hermanó luego con el encanto de sus costumbres, su cultura musical, sus tonadas, así se completó su amor por todo lo bello de Cuyo. Evocó con sensación de aurora aquella prístina etapa de su existencia. Días plácidos vivió allí entre la cordialidad tonadera de don Segundo Báez, Manuel Castro, Félix Máximo María, los Hermanos Ortubay, los Hermanos Pedro y Medardo Herrera y otros tantos músicos lugareños.

En Villa Mercedes estudio música y canto con la profesora Sra. Aostri. En 1940 conoció a Diego Manuel Canales, integrante de La Tropilla de Huachi-Pampa, quien le enseñó a tocar la guitarra. En el año 1948 se realiza en las tres provincias cuyanas,  San Luis, Mendoza y San Juan, un concurso de cantores, donde ha sido el ganador. Merced a esto, fue contratado para actuar en LR4 Radio Splendid de Buenos Aires. Por entonces su director era Raúl Quiroga.


Vega Pereda llegó a Buenos Aires cantando a Cuyo

Carlos Vega Pereda actuaba en horarios centrales. Los locutores que lo presentaban eran Raúl Astor y Aníbal Cufré; lo hacía acompañado musicalmente en guitarras por Noia, Nery y Lucho Vargas, este último esposo de Martha de los Ríos. Al finalizar el contrato de dos meses en Radio Splendid, en 1952 Carlos se encuentra con el poeta y periodista sanjuanino Buenaventura Luna y el músico y cantor Fernando Portal. Lo invitan a la casa de Portal, donde hizo una canción de don Buenaventura, Portal fue la segunda voz. Más tarde Buenaventura Luna concreta la idea de formar un nuevo conjunto folklórico. Así surgieron Los Cantores de Quilla Huasi, su significado en quichua Los Cantores de la Casa de la Luna.


Nacieron Los Cantores de Quilla Huasi

Este conjunto queda conformado por el mismo Buenaventura Luna, los cantores Sánchez y Carrizo (sanjuaninos), Portal y Vega Pereda (salteños). En guitarras Laine, Gorria y Del Pino, en piano Osvaldo Manzi, en viola Lolo Gasparino y en violoncelo los Hermanos Marafiotti, y otros músicos en violín. Esta formación fracaso y en 1952 se disuelve. Portal y Vega Pereda de inmediato, con la misma denominación, formaron un nuevo grupo que se completa con Carlos Lastra y Ramón Núñez. En 1957 y por razones de salud Fernando Portal deja el conjunto, y es remplazado por Oscar Mazantti a quien conocemos como Oscar “Cacho” Valles. Vega Pereda con Los Cantores de Quilla Huasi grabó 10 discos LP.


Carlos Vega Pereda, cantor solista

El 4 de marzo de 1962 en Mar del Plata decide lanzarse como solista de la canción cuyana. Fue contratado por las principales emisoras de radio de Buenos Aires con sus cadenas, El Mundo, Splendid, Belgrano. Se presenta en televisión, por los canales 7, 9, 11 y 13. Desde entonces dejó grabados 30 LP. En diversas oportunidades visitó el interior del país, como también países limítrofes y Centro América.

Después de andar tantos caminos, tras residir algún tiempo en la localidad de Ramos Mejía, Provincia de Buenos Aires, Vega Pereda se trasladó a Villa Cura Brochero, Departamento de San Alberto, Córdoba. Allí encontró el refugio para su corazón tonadero


El autor y compositor

Ha dejado temas como Una vez había, Muchachita y La Lejanía (zambas); Yo sé jugar (ceca) con Buenaventura Luna; Otra razón (tonada), En la taberna (media cifra); La romántica, zamba con Oscar Valles. Allá en la sierra (zamba) y La Cuca salió a bailar (chacarera), en co-autoría musical de Fernando Portal.



Cuando Carlos Vega Pereda se desvinculó de Los Cantores de Quilla Huasi, el cantor y compositor siguió brillando igual para aquellos que miraban el cielo diáfano de su canto, de su vocación irrenunciable, de su cariño por el cancionero cuyano y sus magníficas guitarras, y de su fidelidad a un repertorio no muy comercial. Porque Vega Pereda siguió insobornable a cualquier tentación que pretendiera alejarlo del cancionero de San Juan, Mendoza y San Luis. Es de destacar que Carlos Vega Pereda es el intérprete que más le cantó a Buenaventura Luna.


Alguna vez dijo Carlos Vega Pereda

“La Villa no tiene artificios que fascinen al ojo forastero, ni vitrinas, ni escaparates donde exhibe la vanidad, pero sí tiene blasones que certifican tradiciones del inolvidable Cura Gaucho don José Gabriel Brochero. Allí todo parece recién nacido, tierno y jubiloso. Andar por la sierra, los amaneceres, con el azul del cielo sobre los hombros, es como ir cantando una tonada con la mañana en las manos, en compañía de mi esposa Mirta Delia Cassucio. Gracias a Dios que podemos contemplar tanta belleza, sin sentirnos prisionero del lugar”. Con esos paisajes en su entorno dijo adiós el 4 de Agosto 2016

Andrés “Lolo” Hidalgo andreshidalgo1948@yahoo.com.ar

En La Rockola de Juanpi tienen editado a Carlos Vega Pereda cantando Mi Caballo Perdido y La Sanlorenceña

REEDITADO POR EDUARDO ALDISER – PONTEVEDRA 2024