• Efraín Martínez Cuevas en Argentina Mundo / España - Inseguridad ciudadana habla

    Sí, entre ellos Argentina, su Paraguay y otros cuantos de Iberoamérica... Inglaterra también, y otros muchos donde la vida no vale nada y las calles pertenecen a la delincuencia, que vagan por ellas en busca de víctimas. La gente decente se encierra en sus casas, verdaderos fortines. Ésta es la realidad y con palabras muy precisas, el periodista paraguayo Efraín Martínez Cuevas, que ha convivido con nosotros en España y que ejerce su labor en importantes medios del país hermano. Su reclamo tiene mucho sentido común y está dirigido a quienes corresponde, los máximos responsables del país. El escrito se remonta a cuando presidía su país guaraní Fernando Lugo.

    Señores Fernando Lugo Mendez, Luís María Benitez Riera y Jorge Oviedo Matto:

    No se sorprendan por mi carta. Nunca les escribí una sola línea. Personalmente no los conozco. Nunca nos hemos cruzado en la vida y por tanto, en apariencias, no tiene sentido que les escriba una carta. Pero esta vez les pido que se hagan de tiempo, sé que son muy ocupados, y lean mi carta, así no seamos ni conocidos ni, mucho menos, amigos.

    Tengo algo muy importante - vital - por decirles, por eso les escribo.

    Observen:

    Ustedes son los tres paraguayos más importantes y poderosos en estos momentos. El presidente de la República del Paraguay, el presidente de la Corte Suprema de Justicia y el presidente del Parlamento Nacional, ustedes, respectivamente, son los que ejercen los poderes del Estado.

    Les escribo para pedirles seguridad como responsables que son de los poderes del Estado.

    Les pido en el lenguaje llano del hombre de calle; de ese que en las madrugadas, antes que ustedes, a lo mejor, se levanten de la cama, ya está en las esquinas aguardando un colectivo que les lleve al trabajo.

    Me dirijo a ustedes en el lenguaje limpio del joven estudiante que, mochila al hombro, va con miedo al colegio andando por las calles infectadas de delincuentes prestos a matarles por esa mochila.

    Les hablo como quién crió hijos y sabe de los sufrimientos cuando ellos están en la calle, en los transportes públicos, en el coche, entre la gente.

    Hemos perdido la esperanza hacia la seguridad. Y eso todavía es peor porque, lo saben, la esperanza es lo último que se pierde. Estamos sin saldos de esperanza.

    Permítanme reclamarles, entonces, que ejerzan el poder para que los delincuentes ya no nos maten. No les diré que están aflojando las cinchas porque, quién sabe, en una de esas me toman como un operador político a favor de algunos partidos y, les ruego, no me tomen por ahí porque si yo entrara en ese terreno solo diría tonterías.

    Lo que que nos pasa a los paraguayos demanda mi seriedad como ciudadano de calle. Este estado de violencia que sufrimos no es tontería para hacerles perder su tiempo en tonterías.

    Soy un hombre común, uno de los 6.500.000 paraguayos que puede morir desangrado en una vereda cualquiera, en momento imprevisto, en manos de un motochorro, un adolescente drogado o un polibandi de franco, de gandules, golfos y degenerados para quienes nuestras vidas son nada.

    Nuestras vidas, respetados señores Lugo, Benitez y Oviedo, deben ser defendidas por ustedes. Para eso están en sus cargos. Ustedes tres deben ser los primeros en actuar contra la violencia, porque para eso se les dio el poder; nosotros también rechazamos la violencia pero no tenemos poder para poner la casa en orden.

    ¡Uf!, nuestra casa, nuestra querida casa...

    ¡La casa está en desorden! Y ustedes tres son los responsables de esta casa. En esta, más que casa, nuestro hogar, el Paraguay, vean que los muebles no están en su lugar; hay ropas sucias tiradas sobre el sofá, los platos sucios en la bacha amontonan cucarachas y atraen ratones, la heladera huele a carne y verduras podridas, vea cómo está el water y los papeles higiénicos tirados en el piso; las camas sin arreglar, el techo cubierto de telaaraña.

    ¡Nuestra casa está patas para arriba! Nadie pone orden en nuestra casa. Ustedes son quiénes deben poner orden.

    Apliquen la escoba de la ley; si esta escoba está muy gastada, traigan otra que sirva para limpiar. Pongan la casa en orden. Actúen como responsables de la casa. No se queden mirando desde donde están. Asuman sus respectivas responsabilidades, para eso son los tres paraguayos con más poder en el país. Ejerzan sus poderes a favor de la ciudadanía decente, esa mayoría, y directamente contra los delincuentes. Vayan al cuerpo contra la marginalidad.

    Les pido, por favor, no nos discurseen más. Actúen nomás. No se justifiquen, hagan. No nos pidan más paciencia, ya tenemos demasiados muertos porque ustedes están aflojando. Yo, ciudadano común, tengo la responsabilidad de comportarme con respeto hacia los demás. Sean respetuosos también ustedes actuando con la responsabilidad del gobernante. Demuestren respeto hacia los paraguayos actuando con firmeza contra los que nos atacan a diario.

    Ya no hay cien días de tolerancia (el señor Lugo ya lleva tres años en el poder y todavía la policía a su cargo no nos garantiza seguridad); no nos pidan más tolerancia porque ya no hay, porque ustedes ya gastaron todas las que les dimos.

    Despreocúpense de tomar los micrófonos y las cámaras de los medios periodísticos para justificarse ante este desastre social que sufrimos. Hagan que los jueces, fiscales y policías sirvan a la comunidad paraguaya. De eso se trata la tarea de ustedes. Así como administran no nos sirve. Nos dirán que la ley no acompaña, pues cambien la ley. Cambien ahora, no mañana. Ahora. Porque ahora están matando los delincuentes a nuestras familias.

    No esperen que la delincuencia cobre la vida de uno de sus seres queridos para actuar. Actúen como estadistas, como hombres con coraje, como gobernantes augustos.

    Les escribo un sábado a la noche, en casa, sin ganas como antes para salir a un bar asunceno o a la casa de mis amigos o familiares a juntarme con ellos porque la calle no es segura, porque todas las calles están en manos de los marginales y ustedes tres lo saben.

    Les escribo la noche antes de un domingo que, vaya saber, con cuantas noticias de muertes nos sorprenderá al amanecer.

    Jamás les hubiera molestado ni siquiera con una línea de mi carta si ustedes se remangaban contra la delincuencia. Me hubiera gustado pedirles personalmente, pero ustedes están muy ocupados en otras cosas que también son importantes, reconozco, como para que me reciban y escuchen mi reclamo. Estoy de acuerdo. Sin embargo, lo más importante de ahora no están haciendo, la seguridad. Esta es la deuda de ustedes con la ciudadanía. Y les pido por escrito que hagan lo que deban hacer.

    Finalmente, no anoten lo que les digo. Actúen. Ya no hay tiempo para deliberar en un nuevo equipo de seguridad nacional, el túnel secreto por donde escaparon otros irresolutos que les precedió en el cargo. Por tanto, por favor, no nos prometan estudiar nuestra petición. No. Hagan lo que el cargo les permite. Para eso fueron electos. Hagan un esfuerzo por la vida, ya no permitan más muertos. Dennos la oportunidad de vida. Dennos tan siquiera la oportunidad de volver a creer en la autoridad electa y; de que ni ustedes ni nosotros sigamos siendo la burla de quienes pistola y cuchillos en ristre hacen de nosotros lo que mejor les parece.

    Atentamente.
    Efraín Martínez Cuevas

    Argentina al Mundo
    con los acontecimientos de Argentina e Iberoamérica que reclaman atención

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Eduardo Aldiser16/08/2011 22:52:30

    Estimados amigos paraguayos, conocí vuestro país cuando teníamos una sucursal comercial en Posadas y cruzaba una y otra vez a Encarnación y la región del Paraná. En España he tenido la oportunidad de dirigir una revista para la colectividad paraguaya. Además soy un lector agradecido a don Augusto Roa Bastos.

    Quiero decirles que las palabras precisas de Efraín son aplicables a mi país, Argentina, y a decenas de países más. Claro que nos duele cuando se analiza al país donde se ha nacido. Y asombra un poco en el caso de Paraguay pues tiene una sociedad integrada por personas cultas, dignas, serias, responsables. Es uno de los colectivos de inmigrantes más valorados en España. Esperemos que este momento de inseguridad se supere y Paraguay vaya a la búsqueda de su destino, que tiene que ser de grandeza. Saludos cordiales.

    DIEGO ANDRES ACOSTA 16/08/2011 21:09:22

    PARAGUAY QUE PAIS TAN LINDO, TAN GLORIOSO, TAN GRANDE FUISTE, TANTAS INJUSTICIAS TE HAN HECHO DERRAMAR TANTAS SANGRE POR QUE POR QUE Y POR QUE NO PUEDES LEVANTAR CABEZA MI QUERIDO PAIS ME PREGUNTO QUE TE FALTA SERA PORQUE HAS PERDIDO TU CAMINO DURANTE ESTOS ULTIMO 140 AÑO (DEPUES DE LA GUERRA TRIPLE ALIANZA) ME PREGUNTO SI SOMOS UN PUEBLO RESUMIDO EN UN NIÑO HUERFANO QUE CRECIO SIN PADRES ( ME REFIERO A QUE HEMOS PASADO UNA EPOCA TAN IMPORTANTE DONDE PERDIMOS EL RUMBO PERDIMOS TAL VEZ QUIZAS NUETRA FORMA DE SER UNA SOCIEDA CULTA RESPONSABLE, ME IMAGINO A PARAGUAY QUE PERDIO A SUS PADRE Y SE LA TUVO QUE INGENIAR DE ALGUNA FORMA Y POR ESO SOMO ASI HOY SOMOS INCOMPRENSIBLES) SIENDO IGNORANTE TOSUDO TERCO TODOS LOS ADJETIVOS DECADENTES POSIBLE NO PUDIMOS MEJORAR FORTALECERNOS HEMOS QUEDADOS MUTILADO SOCIALMENTE Y EXCLUIDO DE TODA EVOLUCION SOCIAL NO PODEMOS APRECIAR LA VIDA DE NUESTROS PROJIMOS HEMOS DADO RIENDA SUELTA A NUETRA SOCIEDAD INCLUSO NOS DESPRECIAMOS SOCIALMENTE Y ECONOMICAMENTE NO NOS APOYAMOS NOS NOS QUEREMOS QUE NOS FALTA PUEDE QUE NOS FALTE INTEGRARNOS MAS QUERERNOS MAS EDUCARNOS MAS ACEPTAR NUESTROS COMPROMISO CUANDO ASUMIMO UN CARGO PUBLICO AUN SI ESTE CARGO SEA DE MINIMA IMPORTANCIA SER LEAL TENER PRINCIPIOS DESTACARNOS DE LOS DEMAS QUE EL MUNDO SEPA QUE EXISTIMO POR QUE SE QUE NOS CONFUNDEN CON URUGUAY SI SEÑORES CONOCEN MAS A URUGUAY QUE A PARAGUAY HABLO MUNDIALMENTA Y CATEGORICAMENTE YO COMO PARAGUAYO ME HE OFENDIDO DE TAL VERDAD Y ME PREGUNTO QUE HEMOS HECHO PARA QUE NO NOS CONOCAN (CREO QUE NO HICIMOS NADA IMPORTANTE).
    NOS FALTA CONCIENTIZAR MUCHA COSAS Y DEJAR DE UN LADO O ABANDONAR ALGUNOS HABITOS PERJUDICIAL PARA NOSOTROS APOSTEMOS SI ESO ES APOSTEMOS A CRECER COMO PAIS I PERSONA E INTEGREMOS.

    SALUDOS CORDIALE:

    ACOSTA DIEGO ANDRES

    UN PAISANO QUE AÑORA AUN PARAGUAY DE CATEGORIA HUMANA SOCIAL Y UN PAIS FORTALECIDO EN SI MISMO.

    NANCY16/08/2011 02:55:48

    MAS CLARO...??? EL AGUA!! QUE HERMOSA CARTA NOS REPRESENTA A TODO EL PUEBLO PARAGUAYO DE LAS MANOS DE EFRAÍN MARTÍNEZ!! AMEN OJALA POR FIN PONGAN MANOS A LA OBRA!! GRACIAS EFRAÍN!!

    Alicia15/08/2011 23:26:28

    Una nota verdaderamente cierta!! así se debe hablar tenemos que pedir la acción porque a esta altura estamos cansados de tantas promesas y las personas honestas estamos metidos en casita mientras que los mal vivientes andan libremente por las calles, hagan algo para corregir esto, que los ciudadanos que trabajamos y aportamos estamos cansados de vivir con el miedo en el cuerpo a que seamos victimas de un mal viviente. Gracias Efraín por expresar tu opinión tan correctamente y defender nuestros derechos.

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos