• Argentina Productos - Buscando los orígenes de los alfajores

    Un día, visitando el Diario de Cádiz, buenos amigos, me ofrecieron un alfajor, ya que habían escuchado decir que los argentinos somos muy dados a comer este dulce… tenía delante de mí como unos salamines o chorizos criollos pero envueltos en papeles coloridos… lo abrí, lo probé… y sí, era un dulce, se llamaba Alfajor de Medina Sidonia, o sea… de esa provincia de Cádiz, Andalucía, de donde salió una vez Colón para América y también partió el navegante Magallanes.

    Les expliqué de nuestros alfajores, de los que les traje dos cajas desde Argentina (Eran los años `80 y no se encontraban muchos productos argentinos en España), se los llevé y se chupaban los dedos. Elegí dos variedades, los de la ciudad donde he vivido, Rosario, con esos alfajores santafesinos artesanales… Bien crocantes y con mucho dulce de leche. Ya la vieja marca que anunciaba Copes en LT2 Radio Splendid, no existía…”Alfajores La Catalana ¡Qué alfajorcito!”. Y les llevé los típicos alfajores de mi provincia de Córdoba. Dos tapas de masa rellenos con dulces de distintas frutas… mis preferidos son los de dulce de higo.

    Los clásicos alfajores santafesinos, que se producen en la ciudad capital de la provincia, Santa Fe, y en RosarioPero bueno, querrán saber cómo se hace el alfajor asidoniense, o sea de Medina Sidonia… y que es un producto con Indicación Geográfica Protegida. Pertenece a la tradición árabe y se hace con miel pura de abeja, almendras, avellanas, harina, pan rallado y especias como el cilantro, clavo, matalahuva, ajonjolí y canela. El secreto es encontrar el equilibrio perfecto entre sus ingredientes, para que las especias entren en armonía con la miel y los frutos secos. Desde ya la palabra alfajor “canta” que es árabe como almohada o alcaucil.

    ¿Qué lo quieren hacer? Apuntando… piensen que  en esta parte de Andalucía siempre son elaborados de manera artesanal. La miel se calienta y se mezcla con el resto de ingredientes. Una vez obtenida la masa, aún caliente, se le da su particular forma cilíndrica y se corta. Antes de envasar las piezas, estas se pasan por un almíbar y se espolvorean con azúcar y una pizca de canela.

    Local en Villa General Belgrano del fabricante de alfajores cordobeses, en Argentiba, Estancia El RosarioLas piezas pueden ser de diversos pesos, encontrando así alfajores de 50 gramos hasta barras que llegan a pesar un kilo. El reglamento del ´Alfajor de Medina Sidonia´ fue aprobado en 2004 y protege a este producto de posibles imitaciones gracias a la certificación que aparece en su contra etiqueta.

    Dicho en esto, si haciendo turismo visitan la ciudad de Málaga encontrarán una calle que se llama Alfajor, y en la región producen otro dulce con este nombre… siempre por influencia árabe, pero claro, vete a decirles a los asidonienses que el auténtico alfajor no es el de ellos… o ponte a discutir si es mejor el alfajor argentino de Córdoba, el de Santa Fe, o el marplatense recubierto con chocolate de esa gran ciudad turística bonaerense. Eso sí, cuando se siguen los rastros, resulta ser que los alfajores también bajaron del barco, pero luego adquirieron la nacionalidad argentina y tuvieron su peculiar manera de adaptarse.

    Eduardo Aldiser        
    Argentina Tango ha sido distinguida en el Congreso de la Nación, Buenos Aires, Día del Tango de 2012
    Argentina Mundo - Aldiser Argentina Tango - Argentina Folklore - Argentina Mundo en Facebook - Provincia 25 Argentina
     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Pablo19/04/2016 19:16:41

    Hola, esta gente de Antequera, dice que fabrica mantecados y alfajores desde hace 70 años.
    Es interesante lo que se plantea en wikipedia, ya que al parecer en un escrito de 1492 se menciona la palabra "alfaxor" para denominar un dulce de similares caracteristicas al actual alfajor, que etimologicamente vendria de "fasur" que significa nectar.
    Un saludo

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos