• Argentina Mundo - Carlos Trotta habla de `La Diáspora´

    Carlos Trotta, nacido en Pergamino, Provincia de Buenos Aires, Argentina, lleva desde comienzos de los ochenta del Siglo XX por Madrid. En nuestro multiportal ha firmado sus vivencias con La Porteña Jazz Band y lo citamos por los datos que nos ha aportado desde el ”Diccionario Nacional o Gran Diccionario Clásico de la Lengua Española” por Don Ramón Joaquín Domínguez en el que se habla del tango en 1850. En la Web La Hora del Taxi ha relatado de este modo su experiencia como emigrante argentino….

    La Diáspora
    Por Carlos Trotta

    Días atrás, yendo hacia Madrid junto a mi mujer, surgió un tema de conversación que me hizo retroceder a un tiempo pasado, concretamente a 1982, cuando llegamos desde Argentina a España junto a nuestras cuatro hijas, para fijar el nuevo domicilio de la familia.

    La conversación giró en torno a que muchas de las amigas de nuestras hijas volvieron a relacionarse con ellas después de muchos años, gracias a estos nuevos medios de comunicación que han aparecido desde esa fecha hasta ahora, con la particularidad de que muchas de ellas han emigrado de Argentina, estableciéndose en diversas partes del mundo.

    Y precisamente esta última frase me sirve como punto de partida, puesto que el contenido de esa conversación me ha llevado a reflexionar sobre la dispersión que hemos sufrido y sufren las personas que tiene que abandonar su país de origen en busca de un lugar en el mundo donde poder vivir en mejores condiciones de la que ese, su país, les ofrece.

    Y se sufre. Vaya si se sufre.

    Pasaporte de los ciudadanos de la República ArgentinaLa emigración es difícil y llena de impedimentos, porque ese cambio geográfico al que uno se somete, lleva implícito el caer de lleno en una nueva sociedad, que con sus usos y costumbre, actúa como una barrera insalvable que debemos superar para ir incorporándonos muy poco a poco, inexorablemente, ya que si queremos interactuar como uno más, debemos adaptarnos.

    Usos y costumbres: comidas, ropas, giros idiomáticos (en el caso de que el nuevo país tenga distinto idioma, la dificultad es mayor) distintos programas de estudios, distintas condiciones laborales, distinta moneda, distinta bandera, distinto himno… y algo tan simple y cotidiano: periódicos, revistas, programas de radio y televisión con contenidos y presentadores no conocidos, vecinos y compañeros de estudio o de trabajo que son completamente desconocidos.

    Y se sufre. Vaya si se sufre.

    Porque también hay que tener en cuenta que atrás quedan muchos lazos, sobre todo los afectivos que son los más difíciles de superar, superación más costosas aún para aquellos que están en edades comprendidas entre la infancia y la juventud, esos lazos afectivos que se manifiestan de forma muy diversa se ven abruptamente cortados lo que produce una conmoción en lo más profundo de la psiquis de quien lo sufre.
    Y se sufre. Vaya si se sufre.

    Todo, todo influye en el nuevo estilo de vida que se debe adoptar, y este cambio no es inmediato, lleva su tiempo y en su transcurrir se va produciendo la metamorfosis, la mudanza, la transformación que en definitiva lleva a la adaptación a esa nueva sociedad.

    Y no siempre esta adaptación es simple, es lisa y llana, es  sencilla, pues aparecen las complicaciones y dificultades que, en ocasiones, hacen dudar de lo acertado de la emigración.
    Y se sufre. Vaya si se sufre.

    Pero en nuestro caso, después de tantos años de la gran decisión de trasladarnos a España y de haber experimentado y vivido lo anteriormente expuesto, podemos decir que ha sido más que satisfactorio el resultado que nos ha deparado el cambio, hoy mi familia puede gozar de la acogida del país que nos ha proporcionado la dicha de estar plenamente identificados con esta sociedad, nos sentimos muy halagados cuando somos considerados como “los gallegos” (expresión usada por los argentinos refiriéndose a los españoles) por nuestros familiares y amigos de Argentina.

    Galapagar, Madrid, España, 3 de julio de 2013

    Argentina Mundo, con la inmigración desde las provincias argentinas,sus pueblos y ciudades
    Argentina Mundo en Facebook  - Provincia 25 ArgentinaAldiser Argentina Tango -
    Argentina Folklore - Argentina Tango - Radio Aldiser

    Compartir en

    Lista de comentarios

    JAIME18/05/2017 11:00:56

    QUERIDO CARLUCHO,MUY BREVE Y REAL Y BUENO TÚ COMENTARIO,SOLAMENTE LOS QUE LO VIVIMOS SABEMOS LO QUE CUESTA EL DESARRAIGO....UNA COSA ES VÍVIRLO Y OTRA IMAGINARLO.

    UN CARIÑO ALOS TUYOS Y MI ABRAZO DE AMIGO.

    gallego.

    Matilde Noemí Orndi16/05/2017 13:08:52

    Como siempre es hermoso leer las reflexiones de Carlos Trotta porque expresa lo que siento.
    Da la casualidad que mi vida fue un camino lleno de dejar atrás muchas cosas, un camino de cambios ,de adaptaciones de desgarros y triunfos, de lágrimas y de alegrías, pero la casualidad radica en que siempre he tenido a mi lado o en mi corazón a Carlos y a su familia ,ejemplos de generosidad y de cariño,con un valor y fortaleza humana,capaces de superar el desarraigo y todo lo eso implica. Un fuerte y cariñoso abrazo
    16-5-17

    José Martínez-Romero Gandos12/07/2013 12:01:23

    De acuerdo, totalmente, con el artículo del colega. Pasamos por todo lo relatado en el año 2002. En nuestro caso familiar, los hijos adultos eligieron el destino, Galicia, por sí mismos. Estamos todos aquí en A Coruña y ya nacieron aquí nuestros tres nietos. Nuestro proceso se vió facilitado por estar muy imbricados en la cultura gallega de la emigración y tener algo de familia extensa. A pesar de manejar perfectamente el idioma gallego, seguimos siendo "los argentinos", rememorando así que en Buenos Aires nos llamaban "los gallegos". Cosas de la emigración... ¿retorno? ¿exilio? ¿ejercicio pleno de la libertad?

    Ricardo Biglieri12/07/2013 01:10:19

    Evidentemente se debe sufrir el desarraigo del pago natal, se de amigos que no han soportado el cambio y han vuelto a esta ARGENTINA dejando situaciones económicas más promisorias del otro lado del océano. Pienso que afrotar esa alternativa con una familia en formación, con hijos en pleno desarrollo, estos son el factor que los ayuda a incorporarse a la nueva sociedad porque generalmente ellos se adaptan más rápido y despaciosamente van introduciendo a sus padres en ella, quisáz sin notarlo.
    Pero..., ¡Vaya si se debe sufrir!...
    Un salududo afectuoso a Carlos, con quién he compartido clasicos cafes en la Peatonal.
    Pergamino 12/07/2013

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos