• Argentina Mundo - Arsenio Erico - Fútbol

    Desde niño siento pasión por el fútbol. Mi padre me introdujo la pasión por el Club Atlético Independiente en los primeros años de mi vida, pasión que hoy, muy próximo a los 80, mantengo con el mismo fervor. Desde mi querido Pergamino, Provincia de Buenos Aires, Argentina, mi ciudad natal, seguía las alternativas del campeonato a través de la prensa deportiva, de la radio y de cuanta información existía.

    Una de las divulgaciones de los grandes jugadores de la élite, de esa minoría selecta que hacía que esa pasión aumentara a grados superlativos, aparecían en las populares figuritas (cromos) que adquiríamos con ansiedad para ver si nos tocaba el que faltaba para completar la hoja del álbum perteneciente a uno de los equipos o bien para completar el álbum mismo. Si la figurita ya la teníamos trataba de canjearla por otra que alguno de mis amigos la necesitaba por alguna que me faltaba; y comenzaba un gran regateo: una por una o bien la cantidad variaba según la demanda, de ambas partes….

    ¡Un paquete con la figurita de Arsenio Erico!

    Confieso que si la que aparecía era uno de Independiente sentía una gran satisfacción, un gozo muy íntimo. Y una de estas oportunidades fue cuando me tocó la de Arsenio Erico… el inigualable “center forward”, el centro delantero, el delantero centro… el actual número 9… de mi querido Independiente. Y el 30 de marzo 2015 he leído que ese día hubiese cumplido cien años, mi emoción se disparó y comencé a recordar a la vez que recababa sus datos personales en los anales periodísticos.

    El paraguayo Arsenio Erico durante un partido de futbol en Argentina, defendiendo los colores del Club Atlético Independiente de AvellanedaQuién fue Arsenio Pastor Erico Martínez

    Había nacido en Asunción del Paraguay un 30 de marzo de 1915 y con 15 años debutó en Nacional del fútbol paraguayo, aunque sus habilidades no habían aflorado. En su barrio era conocido por los malabares que hacía con las naranjas. En 1934 un hecho histórico cambió su vida: Paraguay estaba en guerra con Bolivia; la selección de fútbol de la Cruz Roja paraguaya, salió de gira por Uruguay y Argentina para recaudar fondos y  Erico se unió a ella.

    En Buenos Aires se enfrentaron a River Plate. Los dirigentes riverplatenses se enamoraron de su juego  y lo tentaron para vestir la banda roja. Pero los directivos de Independiente, también fascinados, fueron más rápidos y negociaron con el Ministerio de Defensa paraguayo (Erico pertenecía al ejercito paraguayo, un país en guerra) y consiguieron su contratación, lo que significó un cambio radical en su vida y en la historia de Independiente y del fútbol argentino.

    El Rojo de Avellaneda comenzó a ser sensación


    La “magia” del paraguayo, fruto de sus virtudes físicas y futbolísticas provocaron  la concurrencia de miles de hinchas al estadio, incluso a los entrenamientos. Su fama fue creciendo año a año hasta que llegó 1937 y se produjo el cambio: fue el goleador del campeonato convirtiendo 47 goles en 34 partidos, un promedio de gol todavía no superado en Argentina para una sola temporada, e Independiente vio nacer a una delantera que cambiaría el fútbol argentino y la vida del club: Vilarino, Vicente de la Mata, Erico, Antonio Sastre y Zorrilla.

    Arsenio Erico jugando para la Selección de Paraguay, su país de origen

    La magia que desprendían los llevó a obtener los títulos de 1938 y 1939, fueron campeones dando espectáculo, arrollando rivales, siendo arquero (portero) el pergaminense Fernando Bello, considerado uno de los más grandes de la Argentina. El del ’38 fue el primer título del Rojo en el profesionalismo tras cinco subcampeonatos y la superioridad fue tal que Erico hizo algo insólito: la marca de cigarrillos 43 prometió un importantísimo premio en dinero para quien convirtiera exactamente 43 tantos. El paraguayo los alcanzó faltando dos fechas y, en las últimas dos jornadas, cuando se enfrentaba al arquero, retrocedía o pasaba el balón a sus compañeros para no quedarse sin un premio que compartió con el resto del plantel. Esta parte de la historia me la hubo relatado varias veces mi padre, lo que agrandaba aún más mi idolatría futbolística y ahí comenzaba a mi admiración hacia Erico como persona.

    Alfredo Di Stefano, jugador argentino que militó en el Real Madrid, que siempre admiró a Arsenio EricoAl gran Arsenio Erico se lo llamó de mil maneras

    Tenía infinidad de apodos: El Hombre de Goma, El Saltarín Rojo, El Hombre de Mimbre, El Paraguayo de Oro, El Mago, El Aviador, El Hombre de Plástico, El Diablo Saltarín, El Duende Rojo, El Rey Del Gol, Míster Gol, Virtuoso… Medía 1,83 m. Su pertinaz y firme búsqueda del gol era tal que hasta el propio Alfredo Di Stéfano concurría a la cancha de Independiente para verlo jugar: “De niño y pese a ser hincha de River Plate, era habitual espectador de los partidos de Independiente como local solo para observar las técnicas y el juego de Erico”, relataba Alfredo en sus memorias y  ya famoso en Europa, siempre le mandaba cariños mediante periodistas argentinos y llegó a opinar que Erico era más que el propio Pelé, agregando: “Erico es diferente a todo lo que vi. Un jugador notable. Todo lo que engloba, sin exagerar las cinco letras de Crack. Para mí, un malabarista de circo, un artista. Perdón, un gran artista”.

    Arsenio Erico, considerado como uno de los mejores jugadores de todos los tiempos de la liga de fútbol en Argentina. Nació en Asunción de ParaguayMás opiniones sobre Arsenio Erico


    Francisco Varallo, histórico goleador de la selección argentina: “Su mejor arma era cuando saltaba. Les ganaba a los arqueros y metía todos los goles de cabeza. Era un delantero imposible de marcar. Pero no sólo eso: también era todo un caballero...”  El novelista y dramaturgo francés Paul Morand exclamó: “¡Es Nijinsky!”, al verlo jugar. Erico, elegante y plástico para moverse, provocaba ese tipo de elogio, inusual para un goleador de aquellos años: que Morand lo comparase con el mejor bailarín de ballet de la época, el ruso Vaslav Nijinsky. Eduardo Galeano, escritor uruguayo amante del buen fútbol,  escribió: “Él tenía, escondidos en el cuerpo, resortes secretos. Saltaba el muy brujo sin tomar impulso y su cabeza llegaba siempre más alto que las manos del arquero, y cuando más dormidas parecían sus piernas, con más fuerza descargaban de pronto latigazos al gol. Con frecuencia azotaba de taquito. No hubo taco más certero en la historia del fútbol. Cuando Erico no hacía goles, los ofrecía servidos a sus compañeros”.

     


    Arsenio Erico, jugador paraguayo de fútbol, marcando uno de los 295 goles que consiguiera con el Club Atlético Independiente de Avellaneda, ArgentinaY vino Arsenio Erico a jugar a mi Pergamino querido

    Esta última referencia de Galeano me trae a la memoria un hecho que llevo grabado en lo más profundo: lo pude ver jugar en Pergamino. Ocurrió a finales de su carrera en el Diablo Rojo, no recuerdo con exactitud la fecha, fue en la cancha del Club Argentino de Pergamino; por esa época los grandes equipos iban a jugar un partido de exhibición al interior del país con motivo de las fechas patrias, 25 de mayo y 9 de julio. Ver aparecer a el equipo de mis amores, ver la roja camiseta que tantas veces veía en las fotos de El Gráfico (revista deportiva argentina) ver aparecer a Arsenio Erico, su mística figura, con las medias caídas y sus rodillas de patizambo, me produjo una emoción que aún hoy, al recordarla, experimento un desborde de lágrimas. ¿Por qué cito esa referencia? Porque precisamente con el taco le dio un pase a Ernesto Grillo, que empezaba a destacar como futbolista… que por cierto llamaban la atención sus poderosos muslos que eran mucho más grandes que cualquier muslo de jugador de fútbol que yo haya visto.También la presencia de Grillo es lo que me hace dudar de la fecha de ese evento, pero ha sido en la década de los ’40, con seguridad.

    Sello filatélico de Paraguay recordando al gran jugador de fútbol de esa nacionalidad Arsenio Erico¿Selección? La de Paraguay, aunque nunca jugara con su camiseta un Mundial


    Fue tentado a nacionalizarse argentino para vestir la albiceleste, a cambio de una importante suma de dinero, pero respondió que el era paraguayo y que como tal no podía aceptar el ofrecimiento. En su país cerró su carrera el mejor jugador paraguayo de todos los tiempos, paradójicamente sin haber jugado ni un partido oficial para su selección: en la Copa Mundial de la FIFA Uruguay 1930 era demasiado joven y, luego, por la reglamentación de la época, no pudo ponerse la nacional paraguaya por jugar en el extranjero.

     

     

    Portada de la Revista El Gráfico reuniendo a los Cien Mejores del Club Independiente de Avellaneda, entre ellos, el paraguayo Arsenio Erico en una posición centralArsenio Erico, récord de goles en Argentina.

    El goleador humilde y digno es hombre que mantiene el máximo récord de goles, 295, concretados en la historia del fútbol argentino, siendo tres veces consecutivas máximo goleador del campeonato argentino, máximo anotador de la historia en Argentina.   En el año 2008 se le reconoció un gol más a Ángel Labruna, de River Plate,  dándole la misma cantidad total de goles que a Erico, 293, pero con un promedio mucho más bajo. El historiador de fútbol argentino Claudio Keblaitis publicó en su libro “Alma Roja III, los años dorados” que Erico contabilizaba 295 goles. Si bien la AFA nunca publicó una rectificación, en 2013, en un artículo de su revista oficial, se menciona al "paraguayo Arsenio Erico, máximo goleador histórico del fútbol argentino con 295 anotaciones".

    Casi trescientos goles… pero uno que fue mítico


    Son muchos su goles, pero hubo uno que entró en la leyenda: a Boca Juniors. Erico se tiró en palomita para cabecear un centro, pero se pasó; entonces, antes de caer le dio a la pelota con el taco y la mandó a la red. Este gol se cansó de repetirlo en cuanta nota le hicieron.

    Arsenio Erico. Sus últimos años futbolísticos

    Tras discutir con los directivos de Independiente por mejoras en su contrato,  se fue a  Nacional de Asunción en 1942; en 1943 regresó a Avellaneda pero ya sus meniscos rotos habían minado al gran contorsionista; en 1946 dejó Independiente, jugó siete partidos en Huracán y decidió volver a Nacional.

    Velatorio en Argentina del gran jugador paraguayo de fútbol Arsenio EricoArsenio Erico tras el fútbol

    Tuve la satisfacción de verlo muchas veces en la puerta de su negocio de venta de café en la calle Rivadavia de Ramos Mejía, en el Conurbano, ya Provincia de Buenos Aires. En ocasión de pasar en nuestro coche con mis hermanos, le tocábamos bocina y el respondía con una sonrisa y levantando una mano. Murió el 23 de julio de 1977, en Buenos Aires. Poco antes le habían amputado la pierna izquierda a la altura del muslo, por un  problema arterial. Sus restos descansan en el Defensores del Chaco, luego de que una multitud lo acompañaran hasta la frontera con Paraguay y allí otra multitud encabezada por el presidente del país, Fernando Lugo, lo hizo hasta su descanso definitivo.

    Cómo se recuerda a Arsenio Erico en Argentina y Paraguay

    La platea más importante del Libertadores de América, estadio de Independiente, lleva su nombre, al igual que el estadio de Nacional de Asunción, como así también una tribuna del Defensores del Chaco paraguayo. Hoy puedo afirmar sin alarde ni ostentación que Erico ha sido uno de los que contribuyeron a que el Club Atlético Independiente de Avellaneda, siete veces Campeón de América, el Rey de Copas, sea uno de los clubes más prestigioso del mundo.

    Carlos Trotta, psicólogo y periodista argentino radicado en Galapagar, Provincia de Madrid, España

     

    Carlos Trotta Costantino
    Galapagar, Madrid, España - Mayo de 2015
    Notas relacionadas y de Carlos Trotta
    Argentina Provincias. Pergamino. Casa Trotta, la historia de una familia
    La Porteña Jazz Band, ese fenómeno argentino
    Pergamino, Argentina. La Ilíada, versión de Héctor Gorgone
    José Alberto Fernández, Pepe Fechoría en Buenos Aires, Argentina
    Argentinos y uruguayos en Galicia, vistos por Eduardo Galeano
    España sabía del tango rioplatense a mediados del Siglo XIX

    Vídeos en el Canal Aldiser
    El Rusito de Gagliardi por Aldiser 
    Camino a la Navidad en Pontevedra
    Navidad 2014/Reyes 2015
    Camino de Santiago, Redondela-Pontevedra
    Camino de Santiago, Pontevedra-Padrón
    La Maestra por Aldiser en Pontevedra
    Senderismo a Amil, Lugar do Ruibal
    Homenaje a Miguel Hernández - Angeles Ruibal - Luis Leoni Ratto
    Mi viejo de Julián Centeya por Aldiser

    Argentina Tango - Radio Aldiser - Argentina Mundo - Argentina Folklore - Canal Aldiser

    Compartir en

    Lista de comentarios

    José María Otero12/05/2015 01:00:43

    “Vooo... lare...¡oh.¡oh! ...” (Doménico Modugno)

    ERICO

    Inexorable y voraz, desde la altura
    Desciende hacia la presa y fija
    Sus ojos que horadan la espesura,

    En la esfera, que domada y prolija
    Envolverá en las redes, y asegura
    Otra medalla que engrosa su valija.

    La elegancia natural se adorna
    Con despliegue de acróbata; no en vano
    El mito de Ícaro en su saltar retorna.

    Piernas de bailarín que impulsa con las manos,
    Completando el perfil que lo conforma:
    Un arcabuz abajo y arriba un aeroplano.

    jmo

    maría E. Faini Adonnino06/05/2015 23:00:49

    Es bien sabido que los varones sienten dos pasiones, envidiable por cualquier mujer:el auto y el fútbol. Si alguna duda me cupo,el leer este artículo me la disipa.
    Carlos Trotta,no sería la excepción.Habla de pasión, de ansiedad, de élite, de gozo íntimo,de magia, de recuerdos imborrables relacionándolos a este deporte.formula comparaciones con eximios bailarines rusos, con piernas poseedoras de resortes mágicos refiriéndose al jugador por él admirado.
    Nos entrega una historia clara, amena, _no imparcial,por supuesto_pero le creemos,sabemos que es así, de Arsenio Erico un jugador excepcional que ha dejado su nombre y su recuerdo en los anales de oro del fútbol argentino-

    Tino Diez05/05/2015 18:00:39

    Càtulo Castillo, escribió para una edición especial de "El Gràfico" este soneto que fue publicado en la contratapa:

    ARSENIO ERICO

    Estás en mi presente sin convenio
    fabuloso señor de la belleza
    saltando al sueño que en tu gracia empieza
    y ardiendo en la gambeta de tu ingenio…

    ¡Angel alado! Pasará un milenio
    sin que nadie repita tu proeza
    del pase de "taquito" o de "cabeza",
    tras una multitud gritando Arsenio…

    Tu plástica genial sigue presente
    con tus ojos de luz y vida plenos
    inmóvil en la "foto" en que te ubico

    burlando de impotencia a dos morenos,
    o abriéndole otro triunfo a Independiente
    y firmando en aire: ¡Arsenio Erico!

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos