• Argentina Mundo - Aquel trigo cuyas mieses recogimos los inmigrantes

    Cuando llegué a España en 1983 recién tuve conocimiento de ese hecho que ha diferenciado a Argentina del resto de países del mundo, en la postguerra civil española.  Aquí mismo hemos relatado que quien firma los primeros acuerdos fue el Dr. Ramón del Castillo durante su presidencia, apenas finalizada la contienda entre hermanos en España.  Sin embargo fue durante el gobierno del General Perón que se dio un gran impulso a ese acuerdo, que se mantuvo vigente hasta comienzo de los años `60.

    En estos días de Mayo 2013 se ha reavivado aquella etapa de los años cuarenta, cuando desde Buenos Aires se rompió el aislamiento internacional contra el gobierno de Francisco Franco, que a la postre terminaba pagando el pueblo. Ha sido por la emisión en La 1 de RTVE  Televisión Española de un magnífico doble programa, la emisión de la primera parte de la miniserie Carta para Eva y del documental  La sombra de Evita… volveré que en conjunto cubrieron tres horas de programación el jueves 30 de mayo, que se puede volver a ver pinchando aquí desde Argentina o cualquier lugar del mundo y que se completa el jueves 6 de junio, 22.30 hs. con la emisión del segundo y último capítulo de la miniserie, donde al General Perón lo encarna el actor cordobés Héctor Colomé y a Eva Duarte de Perón la actriz porteña Julieta Cardinali.

    Al llegar a Madrid con mi amigo Alberto Tranier, rosarino él,  nos ocurrió que, más de una vez, al escucharnos hablar con acento argentino, madrileños que ya que peinaban canas nos detenían en la calle… un día recuerdo que ocurrió en Puerta del Sol con un matrimonio… y se pusieran a hablar con nosotros. Siempre el motivo era el mismo, nos agradecían aquel trigo argentino. Cuando lo contaba a mis amigos por allá, me decían que posiblemente les hayamos mandado el trigo con gorgojos. Mi respuesta era que también los gorgojos alimentan… hecho este que ahora está de actualidad, nos preparan para que comencemos a comer escarabajos, hormigas, gorgojos y lo que caiga.

    Eva Perón, en representación oficial del gobierno de Argentina, transita en un coche descapotable por el Paseo de la Castellana, en Madrid, España, en medio de una multitud que la aclama durante todo el recorridoDe cada encuentro fortuito salíamos exultantes. Comprendíamos la importancia que tuvo aquella decisión política que tuvo su zenit con la visita de Eva Perón en 1947, tan bien relatada en nuestra serie de seis notas por Rodolfo Ghezzi, con diálogos de Eva Perón con el embajador español en Buenos Aires, Juan María de Areilza, una de cuyas frases se utilizó en el guion, pero sin  mencionarlo a Areilza en los programas de RTVE… tal vez porque luego fue una figura importante en la transición española,  y se trata de hacer olvidar que en esta etapa histórica de España hacia la democracia, fueron protagonistas tantos altos cargos o funcionarios del gobierno de Franco, empezando por Adolfo Suárez.

    Pero de todas las veces que me siguen recordando, con emoción y agradecimiento, muchos amigos o conocidos españoles lo que significó para ellos aquella comida enviada desde los puertos de Argentina, voy a relatar el más destacado que he vivido: viajábamos hacia Galicia a principio de 1984 para participar en la Fiesta de la Lamprea de Arbo, orillas del río Miño, provincia de Pontevedra, con Luis Buceta Facorro, un gallego de esos parajes, de La Cañiza, residente desde joven en la capital del reino.

    Paramos para repostar en una gasolinera a la altura de Medina del Río Seco, a unos 200 km de Madrid, pasando la ciudad de Tordesillas. Me anticipó que me pasaría si estaba el padre de los propietarios, que había sido durante décadas alcalde (intendente) de la ciudad del famosos Tratado de Tordesillas. Y ocurrió tal como me lo dijo… me presentó y al escucharme  (creo que Don Manuel se llamaba)  con deje argentino, me dio un abrazo fuerte, firme, de corazón. Y a continuación me dijo más o menos estas palabras…

    “Mire amigo, yo siempre abrazo así a los argentinos cuando me los presentan. Pasada la guerra estábamos viviendo un momento de gran estrechez en Tordesillas. Un día nos enteramos que desde el puerto de Vigo venían camiones hacia Madrid con vuestras carnes, trigo, aceite…  Nos fuimos a la Nacional 6 a esperarlos, con fusiles y otras armas. Nos pusimos en la ruta y apuntamos al primer vehículo, obligando al conductor a detenerse y con él, a toda la caravana. Con nuestras armas en ristre me presenté como alcalde y les exigí que nos dejaran comida, parte de una de las cargas. Ante nuestra decisión, lo hicieron, descargamos las mercancías y los dejamos seguir. Si no hubiera sido por esa comida argentina, amigo, se me hubieran muerto no menos de quinientos vecinos”

    ¿Saben que les digo? Que muchas veces debemos analizar las cosas, a toro pasado como se dice aquí, y valorar aquellas decisiones de gobiernos argentinos que han sido o son dignas de elogio. Por ese gesto, los argentinos solemos recibir un trato preferencial en España. Podríamos decir que nos lo hemos ganado…

    Para volver a ver el doble programa de Televisión Española del jueves 30 de mayo 2013, pinche sobre esta imagen:

    Enlace para ver por Televisión Española la primera parte de la Miniserie "Carta para Eva" y el documental sobre Eva Duarte de Perón

     

     

     

     

     

    Eduardo Aldiser
    Argentina Tango ha sido distinguida en el Congreso de la Nación, Buenos Aires, Día del Tango de 2012
    Argentina Mundo - Aldiser Argentina Tango - Argentina Folklore - Argentina Mundo en Facebook - Provincia 25 Argentina

     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Rosa Maria MolinaLópez17/02/2017 22:26:19

    Si es verdad. Existe un gran aprecio de los españoles a los argentinos. Sin embargo, tenemos que respetar la normativa de la Unión Europea que hace no sea tan entrañable como antes.
    Lo que si es cierto es que los aviones de IBERIA que siempre viajamos en ellos, van repletos de argentinos que entienden sus vacaciones sean en España. Y ya de vuelta nos topamos con ellos en los aeropuertos. También existen otras cias. de vuelos diferentes pero desde luego Iberia (que es la denominación antigua de España) siempre que viajamos a Buenos Aires la una gran parte son argentinos de vuelta de sus vacaciones, y me siento muy bien que así sea. A pesar de que nos llamen "gallegos" que nos gusta poco.

    Roberto Fernando Bugarín Miranda15/08/2014 21:38:44

    Gracias Eduardo. No sólo por recordarnos a los argentinos que alguna vez obramos con total fraternidad ante un pueblo muy querido sin esperar beneficios...sino que es bueno recordarles a muchos españoles que hoy en día nos miran tildándonos despectivamente de "sudacas", que de no ser por nuestra ayuda...probablemente no estarían vivos. Como inmigrante no termino de comprender tanto racismo y tanto encono hacia nosotros...si bien es cierto que hay gente sumamente agradecida...hay otros que no sé de dónde sacan tanta soberbia. Es un dicho español el que dice que:"...es de bien nacido el ser agradecido..." y me quedo con eso, con los que lo son de corazón, y no con los que pululan por ahí desprestigiando una labor que les supuso VIDA en un momento determinado de la historia. Me quedo con tus anécdotas de agradecimiento...gracias por el recuerdo.

    cesar jose tamborini duca31/05/2013 20:11:11

    Es cierto lo que decís, Eduardo. Hay en general un gran aprecio por los argentinos, y el reconocimiento de lo que se hizo durante el gobierno de Perón para paliar las dificultades alimenticias del pueblo español despues de una cruenta guerra; inclusive personas que aún no peinan canas pero sí informadas de lo que ocurrió, no dejan de agradecer y sentir un enorme cariño hacia los argentinos. Decirte que anoche vi la primera parte de "Carta para Eva", muy bien en general, inclusive me recordó al hermano de Eva tan querido por ella, Juan Duarte. Cuando se suicidó yo era chico, tendría entre 7 y 9 años pero recuerdo lo que se comentaba en ese momento: cuando Perón descubrió un desfalco protagonizado por su cuñado, le dejó la pistola sobre el escritorio para que hiciera lo que tenía que hacer. ¡Eran otras épocas!

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Proteccin de datos